Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Seguro estoy en esto
Dom Feb 09, 2014 1:45 pm por Invitado

» Hola k ase
Dom Ene 12, 2014 11:47 pm por Invitado

» Extra extra
Vie Sep 13, 2013 6:32 am por VickyToria

» Plumas legendarias - élite.
Sáb Jun 15, 2013 5:12 am por Invitado

» awfa332t3g2aeg
Miér Jun 05, 2013 11:30 am por Invitado

» Afiliación Élite- Valar Morghulis {Confirmación}
Dom Mayo 26, 2013 1:58 pm por Invitado

» Always-Rpg {Afiliación Elite}
Dom Mayo 26, 2013 9:02 am por Invitado

» Story-Brooke, foro de discusión {Afiliación Élite}
Miér Mayo 22, 2013 10:53 pm por Invitado

» The Diary Of Jane (Confirmación Élite)
Miér Mayo 22, 2013 3:33 pm por Invitado

Afiliados Elite

So we can start it all over again.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

So we can start it all over again.

Mensaje por MissMosh ― el Jue Feb 07, 2013 1:44 pm

Nombre:
So we ca start it all over again.
Autor:
Yo mismita :3
Género:
Romance y algo de Drama, creo.
Advertencia:
Pues nada, es un poco de vivencia de su servidora hecha una novela (? Está colgada en otra página pero decidí también compartirla con ustedes; espero que les guste c:

Prólogo:

"Eres hermosa ¿Sabias?"

"Naah; ¿Dejarme tú, de gustar? Lo dudo. Primero se acaba el mundo, princesa;)"

"Perdóname hermosa, pero me encela que seas la única chica en tu grupo de amigos. Sabes que te amo:$"

Sabía perfectamente que aquello estaba realmente mal. Es decir, repasar y volver a leer todos esos mensajes que Alex le había mandado a su teléfono cuando le estaba cayendo y cuando ella había aceptado que estaba enamorada de él; no era bueno para su salud mental y mucho menos, si el chico llevaba desaparecido un par de meses. Al principio, siempre pensó que era por el internet que no se conectaba y, que era por estar en otro país que o se comunicaba con ella por teléfono, le llamaba y demases. Después de todo, dudaba mucho que su telefónica sirviera en donde estaba. Sin embargo, ya habían pasado ocho meses que no sabía nada de él, eso no podía ser bueno.

Hacía ese tiempo, Julietta estaba completamente feliz de haber encontrado a su chico ideal, a su príncipe de verdad y ahora, solo deseaba no haberlo conocido nunca, al menos así, no estaría sufriendo como lo estaba haciendo. La muchacha, jamás se había enamorado y justo, cuando lo hacía; el chico en cuestión desaparecía de la faz de la tierra. Alex, se había ganado una beca para continuar sus estudios en el extranjero y, vale, al principio estaba todo bien. Hablaban todos los días por skype, se mandaban mensajes en twitter y Facebook pero; después de un par de semanas; desapareció. Incluso, había cancelado su cuenta en Facebook y en su twitter; tenía tiempo que no publicaba nada. Eso, sin duda, jodía a Juls.

Salió de la sección de mensajes de su móvil y suspiró; tumbándose en su cama. Dejó su BlackBerry a un lado y cerró los ojos. Sinceramente, lo suyo era algo muy extraño. Habían días en los que no se acordaba de él o al menos, no de la forma en la que quedas deprimida por horas y horas; sufriendo por un amor. Y otras, en las que simplemente no paraba de llorar. Y lastimosamente, éste era uno de esos momentos. Las lágrimas comenzaron a salir de sus preciosos ojos verdes mientras rodaban por sus sonrojadas mejillas. En su mente, solo pasaba un pensamiento: Eres un completo idiota. Y sí, Alexandré lo era. Era el idiota más grande que pudiese existir, pero lo amaba. Sabía que era una masoquista pero; ¿Qué más podía hacer?

Juls, linda. ¿Puedo pasar?

La castaña se incorporó en su cama y limpió rápidamente sus lágrimas al escuchar la voz de su mejor amiga del otro lado de la puerta. Tomó aire de manera profunda y, cuando sintió que ya podría hablar sin que su voz flaqueara; murmuró un débil por supuesto y esperó a su amiga con una gran sonrisa en su rostro. El cabello crespo de su amiga fue lo primero que se asomó por la puerta seguido de su menudo cuerpo. Apenas Adrianne vio a la chica con los ojos más verdes de lo normal; negó con la cabeza a la par que fruncía el ceño.

— Nuevamente pensando en ese idiota. — No era una pregunta. Simplemente lo afirmaba, con toda la seguridad del mundo.

— Claro que no. —Mintió desviando su mirada pero la pelinegra negó y tomó a su amiga de la barbilla; haciendo que ésta la mirara nuevamente.

— En serio no lo entiendo Julietta. —La chica le miró. Le había llamado por su nombre completo y eso solo ocurría cuando estaba enojada o cuando; tenía que decirle algo muy serio. —Eres una chica preciosa; no puedes seguir sufriendo por Alexandré. No lo merece. Hace un año eras tú la que me decía que no debía sufrir por él; ahora te lo digo yo. Debes superarlo, hermosura.

Juls jadeó débilmente mordiendo su labio con un poco de fuerza, tanto que dejó una pequeña marquilla en él, dejando ver un poco de sangre. Adri sí que tenía mucha razón, cuando ella había estado sufriendo por el chico; ella era quien le decía que nadie merecía sus lágrimas; y menos un idiota como él. Y ahora, era ella quien lloraba por el mismo idiota. Irónico ¿No?

— ¿Crees que quiero seguir así, Adri? —Preguntó, con voz un poco temblorosa. Cerró sus ojos sintiendo como nuevamente las lágrimas caían por sus mejillas. —Pero no puedo. Es decir… ¿Por qué desapareció de ese modo? ¿Qué hice para que… para que no quiera saber nada de mí?

— ¡Hey! Nadie ha dicho que no quiera saber nada de ti. —Se apresuró a agregar. La verdad era que el tema de Alex era un tanto delicado entre ambas chicas, hasta hacía seis meses ambas pudieron hablar de ello sin que el tema se tornara incómodo.

— Pues, es lo único que se me ocurre. —Suspiró. —¿No has sabido nada… de él, en serio? Digo, eres su ex novia y bueno… tú entiendes.

— Juls, si supiera algo de él te lo diría. ¿Por qué te escondería algo así, sabiendo que es importante para ti? —Preguntó con el ceño levemente fruncido.

— Vale, tienes razón. Lo siento mucho, es solo que… —Dejó la frase inconclusa; no sabía ni qué decir. Era absurdo pensar que su mejor amiga le escondería algo así.

— No te preocupes, linda. —Sonrió Adrianne. —Ahora, ¿Te parece si nos vamos de compras o, hacemos algo de mejores amigas? —Preguntó. En ese momento, se sentía un poco en deuda con Julietta; después de todo, cuando la pelinegra había terminado con Alexandré, la castaña se había inventado mil y un formas para animarla. Y vaya que lo había logrado.

— ¿Compras y spa? —Preguntó Juls con una gran sonrisa en el rostro.

Adri asintió. Aquello sonaba bien. La castaña se levantó de un golpe de la cama y jaloneó a su amiga fuera de la habitación. Una tarde de chicas era lo que necesitaba ella. A ver si así, lograba sacar al susodicho de sus pensamientos, al menos, por un par de horas.
avatar
MissMosh ―

Mensajes : 3
Puntos de Premiación : 22
Puntos : 6
Fecha de inscripción : 04/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.